Giuseppe Arcimboldo: 'Vertumnus' (1591)Derechos del agricultorPhoto: Fulvio Eccardi
Inicio
Acerca de
Estado Actual
Legislación y Políticas
Aplicación
Buenas prácticas
Aplicación Internacional
Recursos
El Proyecto
Calendario
FAQ
Enlaces
Mapa del sitio
Contactos

Historia de los Derechos del agricultor en la FAO

Para comprender las disposiciones sobre los Derechos del agricultor en el Tratado Internacional es útil examinar la historia de las negociaciones en relación con estos derechos. Desde el primer momento en el que los Derechos del agricultor fueron considerados en una negociación internacional en 1986 se han realizado importantes aclaraciones. Cómo recompensar a los agricultores por sus contribuciones a la conservación, mejora y disponibilidad de los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura en el pasado, presente y futuro, ha sido tema central de las negociaciones. La creación de un fondo internacional para apoyar y ayudar a los agricultores en esto ha sido parte de la agenda de estas negociaciones durante mucho tiempo. Los debates también se han centrado en cómo se pueden equilibrar los Derechos del agricultor con los derechos de los mejoradores, a fin de garantizar un sistema equitativo que pueda facilitar el acceso continuo - y el libre uso - de los recursos genéticos de los cultivos para los agricultores. Los documentos obtenidos en estas negociaciones representan los frutos de un largo y complejo proceso, y proporcionan un contexto importante para el trabajo en la realización de los Derechos del agricultor.

Aquí usted puede leer la historia hasta la adopción en 2001 del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (la historia más reciente se encuentra recogida en el punto "Los Derechos del agricultor en el Tratado Internacional"). Esta presentación se basa en un informe sobre la historia de los Derechos del agricultor realizado por Regine Andersen.

El comienzo
La idea de los Derechos del agricultor surgió al principio de la década de los ochenta como una contrajugada al aumento de la demanda de los derechos de los fitomejoradores, tal como se expresó en las negociaciones internacionales. El propósito era llamar la atención sobre las innovaciones no remuneradas de los agricultores que suponían la base del cultivo de plantas actual (más (in English) >). Un análisis exhaustivo de la documentación muestra que el concepto se formuló por primera vez en las negociaciones internacionales de la FAO en 1986. Ya en 1987, surgieron consideraciones y soluciones prácticas que supusieron la base para todas las demás negociaciones sobre los Derechos del agricultor, y proporcionaron una aportación sustancial a la elaboración de nuestra actual interpretación del concepto (más (in English) >). También ayudaron a enmarcar la cuestión de los Derechos del agricultor las consultas oficiosas sobre los recursos fitogenéticos y los Diálogos de Keystone (más (in English) >)

El reconocimiento y las negociaciones
En 1989, los Derechos del agricultor fueron por primera vez reconocidos formalmente por la Conferencia de la FAO, y en 1991 la Conferencia decidió establecer un fondo para la realización de dichos derechos (más (in English) >). Sin embargo, sólo se hicieron unos pocos pagos a este fondo, y por ello no se hizo realidad. Después fue aprobado el Convenio sobre la Diversidad Biológica en mayo de1992, y con él una resolución sobre la interrelación entre la CBD y la promoción de la agricultura sostenible. En esta resolución se instó a la FAO a que se examinasen las maneras y los medios para desarrollar la complementariedad y la cooperación entre la CBD y la labor de la FAO en relación con los recursos fitogéneticos para la alimentación y la agricultura. En particular se instó a la FAO a buscar soluciones para las cuestiones más importantes incluyendo la cuestión de los Derechos del agricultor. La Agenda 21 también manifestó esta demanda (más >). Esto marcó el inicio de unas largas negociaciones que finalmente dieron lugar al Tratado Internacional. En 1996 fue adoptado el Plan de Acción Mundial para la Conservación y la Utilización Sostenible de los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura por la Conferencia Técnica Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos en Leipzig. En ésta también se abordó la cuestión de los Derechos del agricultor (más (in English) >).

Con la adopción del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura en 2001 se estableció un acuerdo internacional jurídicamente vinculante para la gestión de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura, en el que los estados están obligados a proteger y promover los Derechos del agricultor, pero son libres de elegir las medidas que consideren apropiadas para ello. Esto fue el resultado de unas largas y complicadas negociaciones (más (in English) >).

Antecedentes para la aplicación actual
La larga historia de las negociaciones que condujeron a estas disposiciones del Tratado Internacional proporciona importantes antecedentes para la selección de las medidas para hacer realidad los Derechos del agricultor:

- Equilibrio con los derechos de los mejoradores: El concepto surgió a raíz del debate sobre los derechos de propiedad intelectual de los recursos fitogenéticos. Inicialmente, la principal preocupación fue cómo garantizar que tales derechos no fuesen perjudiciales para las prácticas tradicionales de los agricultores de conservar, reutilizar, compartir y desarrollar las variedades vegetales. Estas prácticas se consideraban la base de sus continuas contribuciones a la conservación e innovación de los recursos genéticos y, por lo tanto, debían ser protegidas. Los Derechos del agricultor fueron considerados como un medio para lograr este fin.

- Recompensar a los agricultores: La enorme contribución colectiva realizada en el pasado, presente y futuro al fondo mundial genético debía reconocerse en términos prácticos. Los titulares de los derechos no debían ser individuos o comunidades sino pueblos enteros. Se sugirieron medidas tales como la libertad de intercambio de recursos fitogenéticos, el intercambio de información y resultados, y la formación. La distribución de beneficios fue un aspecto importante de la discusión, pero había distintas interpretaciones. Algunos proponían una distribución de beneficios sobre una base bilateral, mientras que otros sostenían que un sistema de este tipo no sería viable debido a la naturaleza del intercambio de los recursos agrícolas a través de los siglos: no sería posible detectar el país de origen, y los costos de transacción serían demasiado altos. Por consiguiente, se sugirió usar un sistema multilateral. Ésta era la forma racional de hacerlo amparada por el Tratado Internacional.

- Conservación de los recursos fitogenéticos y de los conocimientos relacionados con ellos: Equilibrar los derechos de los mejoradores fue una manera de garantizar que los agricultores no se viesen dificultados a la hora de conservar sus prácticas tradicionales. Sin embargo, serían necesarias unas medidas más directas para que los agricultores pudieran seguir actuando como custodios del patrimonio fitogenético y como innovadores de la agricultura. De esta manera se consideró esencial tomar medidas para la conservación de los recursos fitogenéticos y los conocimientos relacionados con ello, y para estimular las innovaciones. Estas medidas son mencionadas a veces en el contexto de un sistema de recompensas y distribución de beneficios. Sin embargo, también fueron consideradas importantes como componente independiente de los Derechos del agricultor, vitales para la seguridad alimentaria del presente y del futuro.

- Fondo internacional: Todas las partes acordaron establecer un fondo internacional para los Derechos del agricultor que proporcionase la fuerza necesaria para poder recompensar y apoyar a los agricultores por sus continuas contribuciones a la conservación y el desarrollo de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura. Aquí radican los fundamentos de los Derechos del agricultor. Representan los frutos de largas y complejas negociaciones, y es necesario tenerlos en cuenta cuando se aplique el Tratado Internacional tanto a nivel nacional, como multilateral.

Arriba top
  SOBRE LOS DERECHOS DEL AGRICULTOR
  Los Derechos del agricultor en el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura
  Por qué son importantes los Derechos del agricultor
  El contenido de los Derechos del agricultor
  Historia de los Derechos del agricultor en la FAO
  Publicaciones sobre los Derechos del agricultor (in English)
  Enfoques de las Organizaciones de la Sociedad Civil a los Derechos del agricultor (in English)

Photo: G. Ulutuncok

Farmers' Rights Project
c/o Fridtjof Nansen Institute, Norway

Página Web creada el 1 de septiembre 2009